Archivos Julio 2006

retrato de Ernesto Che Guevara Piense en tres fotografías que, en su opinión, resuman el siglo XX. Es muy probable que una de esas imágenes sea la ya inmortal instantánea que Alberto Korda tomó el 5 de marzo de 1960 al Che Guevara, y que se ha convertido en todo un icono de la cultura popular.

El Che pasó por delante de la cámara de algunos de los mejores fotógrafos de su época, como Elliot Erwitt o el mismísimo Cartier-Bresson, pero su imagen más conocida fue tomada por Alberto Díaz Gutiérrez, más conocido como Korda. Un fotógrafo que por esas fechas no era conocido fuera de Cuba, pero que era considerado un importante fotógrafo de moda antes de la revolución, y había conseguido la Palma de Plata al Mejor Fotorreportero del Año, concedida por el periódico Revolución.

Precisamente fue un encargo para este periódico, con el que colaboraba habitualmente, el que le llevó al Cementerio Colón el 5 de marzo de 1960. El día anterior, el buque francés La Coubre, cargado con 70 toneladas de municiones, había saltado por los aires en los muelles de La Habana, posiblemente debido a un sabotaje, acabando con la vida de 136 personas. Al funeral acudirían Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, y Korda, por aquel entonces fotógrafo personal de Fidel Castro, tenía el encargo de conseguir sus fotos. Allí estaba Korda, en la esquina de las calles 12 y 23, frente a la tribuna principal, cuando el Che Guevera, que estaba en un discreto segundo plano, se adelanta y permanece durante unos segundos en primera fila, tiempo suficiente para que Korda apuntase el 90 mm de su Leica, cargada con película Kodak Plus-X Pan, e hiciese dos tomas del comandante. "La expresión de sus ojos fue tan fuerte que me turba unos instantes, me muevo, me tambaleo, pero inmediatamente oprimo el obturador y tomo dos fotos. Acto seguido la figura desaparece de nuevo por el fondo. No fue concebida, fue intuida", diría años después. "Encabronado y dolente", diría también de la expresión del Che.

Pero el encargo era Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, y fueron sus fotos, de ese mismo carrete, las que se publicaron al día siguiente en Revolución, junto a las de Fidel Castro, que aquel día pronunciaría por primera vez su "Patria o muerte". No obstante, Korda vió las fotos del Che en la hoja de contactos y le gustaron. Reencuadró una de ellas, eliminando al desconocido personaje de la derecha, y las hojas de palmera de la izquierda, y realizó una copia que colgó en su estudio.

Aunque se hicieron varias copias para gente que vió la foto colgada en su pared, esta no sería publicada hasta el 15 de abril de 1961, cuando se usó para anunciar una conferencia que el Dr. Guevara pensaba dar al día siguiente. Un ligero contratiempo (la invasión de Bahía Cochinos) retrasó la conferencia hasta el 30 de abril, por lo que la foto volvió a ser publicada en el mismo anuncio el 28 de abril.

En julio de 1967, pocas semanas antes de la captura y asesinato del Che, la revista francesa Paris Match publicó un artículo sobre la guerrilla en latinoamerica, donde aparecía, por primera vez fuera de Cuba, la famosa imagen tomada por Korda.

Sería poco después cuando la imagen se convertiría en legendaria, coincidiendo con la captura y muerte del Che en Bolivia. Por esas fechas, la editorial Feltrinelli publica y distribuye miles de posters de 1 metro x 70 cm con la imagen del Che, y al año siguiente, publica los Diarios del Che con la ya mítica foto en la portada. Se sabe con seguridad que Gian-Giacomo Feltrinelli, ferviente comunista y conocido editor especializado en libros revolucionarios, visitó a Kolda en su estudio en 1967, con la intención de pedirle alguna foto de las más de 500 que éste tenía sobre el Che. Vió la foto en la pared de su estudio y Kolda le regaló dos copias. Sobre lo que ocurrió después hay dos versiones completamente distintas:

Kolda y sus allegados estuvieron convencidos de que Feltrinelli aprovechó la muerte del Che para imprimir y vender millones de posters con la foto, sin nisiquiera citar al autor. Se dice que llegó a vender un millón de ejemplares en tan sólo seis meses, de los que Kolda no vería un céntimo.

La familia de Feltrinelli, sin embargo, asegura que la distribución del poster, del que se imprimieron cientos de miles de ejemplares, comenzó antes de su muerte, y de forma gratuita, con la idea de darlo a conocer internacionalmente y, eventualmente, intentar crear presión popular para protegerlo cuando fuera capturado, algo que parecía inevitable. Feltrinelli era un hombre muy bien situado económicamente, y no necesitaría de la venta de estos posters para amasar su fortuna (de hecho, los ingresos por las ventas del diario del Che fueron donadas a los "movimientos revolucionarios de Latinoamérica"). La versión de Feltrinelli no se llegó a conocer, pues murió en 1972 en extrañas circunstancias, presuntamente relacionadas con su activismo en la extrema izquierda, sin que volviese a comunicarse con Korda.

Lo que sí es cierto es que la foto de Korda se convirtió en un símbolo para las masas de izquierda, apareciendo en manifestaciones, posters, camisetas, portadas de libros y discos, chapas..., y difundiendo la imagen del Che como héroe revolucionario en contraposición a las fotos que una vez muerto difundiese la CIA (y de las que espero escribir algo también algún día de estos). A la muerte de Guevara, se publica en Cuba otro poster basado en la foto de Korda, a una sóla tinta y sobre papel rojo (al parecer, el único disponible en el taller de impresión en aquel momento). También es cierto que Alberto Korda no recibió jamás un céntimo en concepto de derechos de autor, y aparte de sus insinuaciones sobre el enriquecimiento de Feltrinelli, nunca los pidió (y la verdad es que, aunque lo hubiera intentado, el que Cuba no firmase la convención de Berna hasta 1997 se lo habría puesto muy difícil...).

Uno de los principales culpables de la transformación del Guerrillero Heroico en un símbolo de la cultura pop fue el irlandés Jim Fitzpatrick, quien también poco después de la muerte del Che, creó un poster basado en la fotografía, encuadrando tan sólo el busto, realizado en alto contraste (silueteando la imagen en negro sobre fondo blanco), y variando ligeramente la dirección de la mirada para darle un aire aún más mítico y épico a la imagen. Algo más tarde, el mismísimo Andy Warhol se basaría en este poster para una de sus obras. Todas las imágenes creadas por Fitzpatrick fueron realizadas libres de derechos de autor, lo cual contribuyó a su rápida difusión, no siempre exenta de problemas: según cuenta el autor, su distribuidor en España fue detenido por la policía secreta.

Parece ser que la copia en que se basó Fitzpatrick le llegó no a partir de las difundidas por Feltrinelli, sino a través de grupos anarquistas, que al parecer la obtuvieron a su vez de Sartre.

Aunque Korda no ganó nada por las inmensas ventas y repercusión de su imagen, sí que hizo valer sus derechos de autor en 2000, cuando la marca de vodka Smirnoff pretendió usar la imagen del Che en una campaña publicitaria. Korda afirmó que no se oponía a la reproducción por parte de quienes quisieran difundir su memoria y la causa de la justicia social, pero que se oponía categóricamente a la explotación de la imagen del Che para la promoción de productos como el alcohol, o cualquier otro uso que denigrase su reputación. Korda presentó una demanda, y llegó a un acuerdo extrajudicial por el que recibió 50.000 dólares (el día de su 72 cumpleaños), que donó al hospital de niños con cáncer de Cuba. "Si el Che estuviese vivo, habría hecho lo mismo", dijo.

Hoy en día, Guerrillero Heroico es considerada una de las fotografías más veces reproducida y una de las 100 más importantes en la historia de la fotografía. Ha transcendido su idea original, y se ha convertido tanto en un símbolo antisistema como en un icono de la moda pop, llevado por miles de jóvenes que no tienen ni idea de la historia que hay detrás del hombre cuya silueta llevan en su camisa o pegada en su bloc de notas.

Es también una de las pocas imágenes que ha merecido una exposición girando en torno a ella, una exposición que muestra algunas de las miles de variantes que ha tenido esta imagen (posters, películas, ropa, joyas, juguetes....) y que ya ha visitado el International Center of Photography de Nueva York y el Centro de la Imagen de Ciudad de México; y que del 7 de junio al 28 de agosto (de este año, 2006), podrá verse en el Victoria and Albert Museum de Londres. La web de la exposición en el Victoria and Albert incluye entre otras cosas un interesante y completísimo ensayo sobre esta fotografía, que recomiendo vivamente a cualquier persona interesada en la historia de esta imagen (está en inglés, eso sí).

Desgraciadamente, la historia reciente de la fotografía no es demasiado romántica, aunque ya traspasada la frontera del mito y del icono, poco daño se le puede hacer a la misma. En junio de 2003, Reporteros sin Fronteras usó la imagen de Korda en una campaña contra las detenciones de periodistas en Cuba. En la imagen se combina un famoso cartel de mayo del 68, que representa a un CRS blandiendo una porra y con un escudo en la otra mano, con la foto de Korda, que sustituye al rostro del policía. Diane Díaz López, hija y heredera de Korda, prohíbe ese uso de la imagen, y los tribunales franceses le dan la razón. Poco después, alegando que no se habían destruido todos los materiales de la campaña, presenta otra demanda exigiendo más de 1.100 millones de euros de multa, demanda que se cerraría con la condena a RSF a pagar 6.000 euros a la heredera del fotógrafo. No es el único asunto que ha enturbiado el romanticismo de la foto y su historia. En 2004, la empresa estadounidense Fashion Victim amenazó con una demanda a la también estadounidense Northern Sun Merchandising. Al parecer Fashion Victim compró en 2002 a los herederos de Korda los derechos sobre la imagen en Estados Unidos. Por su parte, Northern Sun Merchandising, una pequeña empresa de venta por correo, ha estado vendiendo posters y camisas con la imagen del Che desde hace más de veinticinco años. Por si la amenaza de demanda no fuese suficientemente en contra de los principios defendidos por Korda hasta su muerte, Fashion Victim confecciona la mayoría de sus prendas en sweatshops situados en Honduras, talleres textiles donde no existen derechos del trabajador y donde buena parte de la mano de obra es infantil.

Ignoro en qué habrá quedado la cosa, pero ciertamente, los herederos de Alberto Korda están haciendo un flaco favor a su memoria.

Alberto Korda falleció el 26 de mayo de 2001, mientras estaba en París, a donde había viajado con motivo de una exposición sobre su obra.


(banda sonora de esta entrada, el Hasta siempre Comandante de Carlos Puebla, en versión de Ixo Rai)

Para saber más

Biografía de Korda, bellísimo el epitafio escrito por su amigo el fotógrafo José Alberto Figueroa
Entrevista a Alberto Korda, en Tiempo 21
Artículo sobre la foto de Korda en Reference.com
Interesante entrevista a Fitzpatrick, sobre la foto y su versión en poster.
Artículo sobre la foto en la Wikipedia (inglés)
En Cuba-Foto quzás todavía sea posible encontrar alguna foto firmada por Korda.

Pues eso.

(aparte de la coña que tiene, parece que va muy bien para fotografía de niños, y para arrancar sonrisas en cualquier situación :)

(vía Boing Boing)

En los últimos años, con la llegada de la fotografía digital, estamos viviendo una auténtica revolución fotográfica. No en los aspectos técnicos, que también, sino en lo social: todo el mundo tiene una cámara. Y todo el mundo hace fotos (y la gente que hace años te miraba raro si te comprabas una T90 de 80 mil pelas, hoy no se corta en comprarse una compacta digital de 500 euros, lo cual no deja de ser curioso).

Una revolución similar, yo diría que la única comparable en magnitud, se vivió hace ya más de 100 años, allá por 1888, cuando un tal George Eastman sacó al mercado la primera cámara Kodak: la Kodak Camera Nº 1. Un cajón de madera de un tamaño aceptable, cargado con un rollo de papel sensibilizado de 100 exposiciones, con un objetivo Rapid Rectilinear f:9 de 57 mm, y una correa que permitía colgarla del hombro. Una vez gastado el "carrete" de 100 exposiciones, se enviaba la cámara al laboratorio de Kodak en Rochester, donde se revelaban las fotografías y se recargaba la cámara por tan sólo 25 dólares.

Para ponernos en situación y ser conscientes de la magnitud de este lanzamiento, hay que tener en cuenta que hasta ese momento el proceso fotográfico más habitual era el colodión húmedo: un sustrato mezcla de celulosa de algodón con nitroglicerina como solvente, y diluido con con éter y alcohol. Este sustrato debía prepararse antes de la toma y con él se impregnaba una placa de vidrio, que una vez expuesta tenía que ser revelada inmediatamente, con el colodión todavía húmedo. Esta solución tenía una sensibilidad ISO 6, por lo que requería de 2 a 45 segundos de exposición a la luz del día. Esta técnica, que aunque no lo parezca era todo un avance respecto a las anteriores, implicaba que un fotógrafo tenía que cargar no sólo con un pesadísimo equipo fotográfico con el que tomar las imágenes, sino también con el correspondiente trípode y un completo laboratorio portátil (productos químicos incluidos) con el que preparar el sustrato y revelar la placa nada más tomar la foto. Ser fotógrafo, sobre todo fotógrafo de viajes, era toda una aventura.

Lo que la Kodak nº1 supuso fue que cualquier persona podía tomar una foto, evitando ese costoso y complejo proceso, lo que en la práctica fue el primer paso para la democratización de la fotografía. En 1900, cuando ya llevaba más de cien mil cámaras vendidas, fabricaba más de 500 kilómetros de papel fotográfico al mes, y disponía de otro fábrica en Inglaterra, Kodak dió un paso más allá con el lanzamiento de la popular Brownie, una cámara de un dólar que estuvo en producción, con ligeras variantes, hasta 1935, y de la que se vendieron millones de ejemplares. Esta cámara usaba rollos de película que podían ser cargados en la cámara a la luz del día (rollos que la misma Kodak había lanzado varios años antes), permitían seis exposiciones y costaban tan sólo 15 centavos. Así, Kodak dió el siguiente gran paso para la difusión de la fotografía, al ponerla al alcance del bolsillo de prácticamente cualquier aficionado. Sin ninguna duda, buena parte de lo que hoy entendemos como fotografía no hubiera sido posible sin las innovaciones del señor Eastman.

Más tarde, allá por los años 20, vendrían las míticas Leica y otras marcas, que ofrecían cámaras más ligeras y con ópticas de mayor calidad, y que fueron muy bien recibidas por los profesionales de la época. Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

Para saber más

Historia de Kodak (inglés)
Historia de Kodak (en español, no tan completa como el antrior enlace)
The Brownie page.

Usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto.

George Eastman. Slogan de Kodak

La beta de Adobe LightRoom Beta, el nuevo software de Adobe para gestión y tratamiento básico de fotografías digitales, que hasta ahora sólo estaba disponible para Mac OS X, está desde ayer disponible también para Windows.

Mi ordenador personal me temo que se queda un poco pequeño, y en el curro no voy a tener tiempo de probarlo, así que no puedo dar opiniones de primera mano, pero tiene muy buena pinta, y las opiniones que he leído hasta ahora del mismo son muy favorables, por lo que si están interesados, no está de más echarle un ojo.

La versión beta es completamente funcional -teniendo siempre en cuenta que es una versión beta-, pero expira el 30 de enero de 2007 (así que venga, a descargarla cuanto antes ;). La versión comercial, cuyo precio aún no está definido, estará disponible problablemente en el último trimestre de 2006.

(vía dpreview.com)

captura de pantalla de selfportraitr El encuentro entre el mundo virtual y el real de la mano de Flickr que comentaba hace algunas entradas tiene un nuevo capítulo: selfportraitr, una exposición visitable desde el pasado 30 de junio al 25 de agosto en la sala Pace/MacGill, tanto en su faceta física, en Nueva York, como en su faceta en Internet.

La idea es tan simple como interesante: se parte de la enorme colección de imágenes en Flickr que tengan la etiqueta "self-portrait" (más de 110.000 en el momento de escribir esto), que se exhiben en diez monitores en la galería, y vía web con un visor Flash (parecido al Organizer de Flickr). El sistema lleva la cuenta de las imágenes más vistas, permite votar a los visitantes por sus favoritas, y crear galerías temáticas ("con espejo", o "en la playa", por ejemplo). De esta manera, el visitante forma parte activa de la exposición, cuya idea final es realizar una nueva exposición, esta vez "impresa", con las 50 fotografías que la comunidad haya escogido.

Self-portraitr está organizada por la sala en cuestión junto al departamento de fotografía de la prestigiosa School of Visual Arts.

Al contrario de lo que se acostumbra a decir creo que la fotografia se parece más a la literatura que a la pintura.

Francesc Català Roca

Vaya, yo que pensaba que lo de incluir citas fotográficas era más o menos original, pues resulta que hay una web completa que se dedica a eso: Photoquotes.com.

Cientos de citas relacionadas con la fotografía, y clasificadas por autor, la mayoría de ellos famosos fotógrafos.

Interesante (en inglés, eso sí).

una mujer contempla La maja vestida, de Goya, en el Museo del Prado. A su lado, siete hombres contemplan La maja desnuda...hasta que casualmente descubrí a Elliot Erwitt, en mi última visita a la tienda del Reina Sofía. Lo de última literalmente, ya que la cerraron pocas semanas después, y estaban de liquidación, por lo que pude hacerme a buen precio con EE 60/60, el catálogo de la exposición que hubo sobre este fotógrafo en 2002. Tengo que reconocer que, aparte un puñado de los grandes nombres, mi desconocimiento sobre fotógrafos es bastante amplio, y aunque después descubrí que es considerado uno de los Grandes, Elliot Erwitt no me sonaba de nada. Pero fue ojear este libro y quedarme prendado de sus imágenes ("anda, si es el tipo de la foto del chihuahua").

En referencia al título de esta entrada, me encanta Cartier-Bresson (sí, es uno de los del puñado que conozco). Esa capacidad de captar el momento justo, de registrar el instante preciso que convierte una escena cotidiana en algo memorable y digno de ser admirado, ese convertir a un señor saltando un charco en una obra de arte e inmortalizarlo, se aproxima mucho a lo que (salvando las enormes distancias) me gustaría hacer de mayor.

Pero es que Erwitt tiene ese don del momento justo, y además, lo acompaña de un excepcional sentido del humor y de la ironía.

Hijo de emigrantes rusos, Elliot Erwitt nació en París el 26 de julio de 1928, y pasó casi toda su infancia en Milán, hasta que al estallar la guerra su familia emigra a Nueva York en 1939, y recala en Los Ángeles en 1941. Empieza a interesarse por la fotografía en su adolescencia, y compagina sus estudios en el instituto con un trabajo en un laboratorio fotográfico de Hollywood (apuntar que la famosa foto del chihuahua es una de sus primeras, de 1946. Con tan sólo 18 años ya empezaba a definir claramente su estilo). Comienza su carrera profesional en 1949, tras un viaje por Italia y Francia, y después de su estancia en el ejército (dentro del cual fotografía Nueva Jersey, Alemania y Francia), y ya con un premio de la revista Life en su haber, entra en 1953 en la agencia Magnum de la mano de Robert Capa, con quien había compartido estudio en París unos años antes. Entre sus mentores de esa época se encontraban también Edward Steichen y Roy Striker, director de la División de Información de la FSA (Farm Security Administration) (algún día hablaremos con más detalle de Striker y la FSA). Ha sido presidente de Magnum en tres ocasiones, y desde los 70 también ha realizado o sido productor de diversos documentales y comedias para televisión.

Con casi 80 años, 20 libros de fotografías y múltiples exposiciones que han viajado por medio mundo, Elliot Erwitt sigue en activo, y además de su trabajo para Magnum, realiza por encargo reportajes publicitarios, de moda y fotografía industrial.

Aunque lo habitual es que las imágenes de Erwitt lleven a la sonrisa, sería un tremendo error encorsetarlo como un fotógrafo "divertido". Realmente, el sentido del humor que destilan muchas de sus imágenes es una faceta más de su maestría en captar desde una visión casi siempre optimista las emociones humanas más básicas y simples (en el buen sentido de la palabra). Así, su obra tiene un amplio abanico de registros, que va desde la ternura más empalagosa, como la foto de su primera esposa e hija (una de las que incluyó en la exposición colectiva The Family of Man, de la que también escribiremos algún día) (Erwitt, por cierto, se ha casado cuatro veces, la última con una cineasta que se enamoró mientras hacía un documental sobre él), hasta el drama sin concesiones, como la foto de la madre de Robert Capa en la tumba de su hijo, o la de Jaqueline Kennedy en el funeral de J.F.K., pasando por la denuncia social de la norteamérica de los 50. Y los perros. Erwitt es un fantástico fotógrafo de perros, a los que capta con la misma naturalidad y elegancia que a los humanos. Según dice la entrevista de su página web, no retrataba perros de forma consciente, simplemente hacía fotos de las cosas que le parecían interesantes, hasta que se dió cuenta de que en muchas de ellas salían perros, y pensó que, si había suficientes fotos buenas, podría hacer un libro sobre perros. Ya lleva cinco y una exposición temática, To the dogs.

Un detalle curioso es que nunca pone títulos a sus obras, tan sólo el lugar donde la tomó, y el año. Cuando se trata del retrato de alguna personalidad pública, añade el nombre del retratado, pero nada más (hmm, no he nombrado los retratos. Erwitt es también un muy buen retratista, y ha fotografiado, por ejemplo, a Simone de Beauvoir, Nikita Khrushchev, Marilyn Monroe, el Che Guevara, e incluso a Arnold Schwarzenegger, entre otras muchas personalidades). Este de los títulos es un detalle interesante: la imagen se define a sí misma, no necesita de un título que nos sitúe y nos predisponga antes de observarla.

Yo de mayor quiero ser como Elliot Erwitt.

Para saber más

Web oficial de Elliot Erwitt (en Flash). No se pierdan, en Portfolios, los phototoons.
Portfolio en MagnumPhotos.com, con varios cientos de imágenes. Para disfrutar con calma.
Extenso y muy interesante artículo sobre Erwitt, en The Guardian

No estoy seguro de si llevo mi cámara para hacer fotos o es una especie de protección, como una manta que nos hace sentir seguros cuando somos niños. Llevar la mantita cuando ya somos mayores no es muy práctico, pero una cámara pequeña es fácil de llevar.

Elliot Erwitt

Canarias hace ya años que no disfruta de Puertos Francos, pero todavía hoy ofrece precios muy interesantes en material electrónico... y fotográfico.

Cada cierto tiempo, suelo visitar par de tiendas a ver como está de precio la Nikon D2X, más que nada por cierta tendencia masoquista, y a ver si en un par de años puedo ahorrar lo suficiente... ;) El precio más interesante que he encontrado es el de Maya (disclaimer: no tengo ninguna relación con esta empresa, ni me hacen descuento por mencionarla), donde la tienen a 3.600 eurillos, y permiten pagarla en 12 meses sin intereses ni comisiones (incluso en 15 meses, si se dispone de la tarjeta Maya). Un SB-800 y un objetivo decente, y la cosa se puede quedar en unos 350 eurillos al mes, bastante asequible para los que no tenemos hipoteca y no gastamos mucho en (otros) vicios.

Teniendo en cuenta que en la España peninsular anda todavía por unos 4.600-5.000 euros, alguien que esté interesado podría pillarse un paquete de vacaciones de estos baratitos, venirse a Canarias, comprar la cámara, pasarse un par de días en las islas para probarla, y aún le saldría más barato. Si además añade al pack un par de objetivos de esos con muchas iniciales, con lo que se ahorra igual se puede traer a la familia y todo.

Hay que tener en cuenta el "pequeño detalle" de la aduana, que creo anda por un 15-16% para mercancías de viajeros (consulte a su asesor fiscal), pero aún así.... Que suerte vivir aquí.

Ya volveré a pasar en navidades, a ver por cuanto sale la D2Xs, y como afecta su salida al precio de la D2X :)

Comentarios recientes

  • kite fun tarifa: De hecho muchas fotos lo consiguen... más
  • SobreRojo: Yo me compré la cámara en Saturn hace unos meses. más
  • Patri Díez: Por favor... FRANCESCA WOODMAN, su fotografía es ABSOLUTA. Una descarnada más
  • Fotografía Esencial: Es una lástima que estas cosas sucedan, es un objetivo más
  • Juan Perera: Gracias, Ernesto, ahora tengo argumentos para explicarle a mi mujer más
  • jaume: me parece una gran idea!! más
  • Ernesto: Muchas gracias por la información, Carmen Ana, creo que su más
  • Carmen Ana: Hola, Casualmente yo he ido a Hiroshi hoy y he más
  • playandframe: Es evidente que las cámaras caras tienen sus ventajas, estas más
  • tomoenoe: También noté la diferencia es que no necesitas utilizar programas más