Archivos Octubre 2006

Uno de los pilares del éxito de Flickr es, en mi modesta opinión, su excelente (aunque aún mejorable) capacidad de construir y mantener su comunidad de usuarios: el permitir comentarios, o poder añadir fotos de otros usuarios a un álbum de favoritos, son herramientas tan sencillas como potentes en la formación de esta comunidad; y su misterioso algoritmo de "interesantez" (interestingness), que permite encontar sin dificultad fotografías impresionantes, ha atraído a muchísimos fotógrafos que le han dado un nivel de calidad alejado de otros álbums fotográficos on-line, donde esa calidad también existe pero queda sepultada entre otros miles de fotos.

Otra de las herramientas que ha permitido forjar esta potente comunidad son los grupos: espacios que puede crear cualquier persona, y dedicados a cualquier tema, o a cualquier característica que puedan tener en común las imágenes (desde el color predominante hasta el origen geográfico del autor/a), y en los que puede participar cualquier persona (o cualquiera que cumpla los requisitos del grupo, si procede).

Cualquier persona puede crearlos. Y pueden dedicarse a cualquier cosa. Y cualquiera puede participar. Esto, por la fuerza, tiene que dar origen a cosas tremendamente jocosas y/o curiosas y/o divertidas.

Hay, literalmente, miles de grupos en Flickr, lo que asegura horas y horas de entretenimiento y diversión para toda la familia. Para abrir boca, aquí les ofrezco una lista de los más curiosos que he encontrado hasta el momento. El tema da para mucho, así que no duden que en unos meses repetiremos post...

In numerical order
Números ordenados. Sólo se puede incluir una imagen que contenga el número siguiente a la última imagen en el grupo.

/dev-null
Un grupo nulo. Todas las imágenes que se envían son eliminadas por el propietario. Buenísmo :)

Cats Who Lounge
Gatos tumbados, estirados, durmiendo... viviendo la dura vida gatuna.

Slumber
Todo tipo de animales (incluyendo humanos) durmiendo o a punto de dormirse.

The Everyday Adventures of the Sith
Hay que verlo. Un grupo sobre el día a día de las tropas imperiales y los malvados Sith.

100 Years Old
Fotografías anteriores a 1906.

Oh My Dog! (Dignified and Regal Poses only!)
Perros en poses dignas.

!afterclass!
Cada mes un nuevo tema, sobre el que se dan "clases" sobre aspectos técnicos y otros.

Camera Toss
Fotos hechas... lanzando la cámara al aire. Se merece que algún día lo comente con más calma.

En pesetas
Fotos retocadas de productos con su precio en pesetas... no apto para corazones bolsillos sensibles.

Kafka-esque
Imágenes con un toque kafkiano...

Fotos prohibidas
Fotos hechas en sitios donde está prohibido hacer fotos.

El Toro de Osborne
Una expecie en extinción, antes tan habitual en nuestras llanuras y carreteras.

Stick Figures in Peril
Las típicas figuritas de señales en situaciones de peligro.

Benchwarmers
Literalmente, calientabancos... Un grupo dedicado al arte de sentarse en bancos públicos, y sitios similares.

Con tantas comparativas de cámaras y objetivos, y con la importancia que tiene disponer de tarjetas rápidas y fiables, era de esperar que existiera una comparativa como esta que hoy he encontrado casualmente: Rob Galbraith dispone en su web de una completísima comparativa de tarjetas CF, en una base de datos que contiene 16 modelos de cámaras DSLR Canon y Nikon (así como transferencias a ordenador), y casi 40 modelos de tarjetas.

Cuando la velocidad es un factor crucial, no basta con una cámara que sea capaz de realizar varias fotos por segundo. Si cada una de esas fotos pesa varios megas, la velocidad de escritura de la tarjeta pasa a ser el cuello de botella, y esta comparativa se convierte en un must read antes de comprar.


(vía es.rec.fotografia) (sí, ¡los grupos de news todavía existen!))

Como decíamos ayer... uno de los dos números que "definen" un objetivo es su distancia focal. El segundo número es la abertura máxima del objetivo, expresada en lo que se conoce como número f.

en breve (para los que practican lectura diagonal, van con prisas o no les apetece leerse todo el ladrillo):

- el número f indica la luminosidad de un objetivo
- a menor número mayor luminosidad
- cuanto mayor es la luminosidad, menos luz nos hará falta para tomar fotos
- a mayor distancia focal, la luminosidad suele ser menor
- a mayor luminosidad, el objetivo tiende a ser más grande, caro y pesado

¿Abertura máxima? ¿locualo?

En realidad, el concepto es la "abertura máxima del diafragma incorporado en el objetivo", o más exactamente, el "diámetro máximo del haz de luz que pasa a través del objetivo". El diafragma es un mecanismo que controla la cantidad de luz que pasa a través del objetivo. ¿Recuerdan la metáfora de la cámara como una caja con un agujero? Pues el diafragma vendría a ser el mecanismo que controla el diámetro del agujero. Por extensión, se llama también diafragma al valor que expresa la abertura relativa: "esta foto está hecha con un diafragma de 4.5". Y cuando hablamos de objetivos, se refiere al valor que tiene la apertura máxima.

¿Y de donde sale este valor? Pues es muy sencillo: es la distancia focal dividida por el diámetro del haz de luz incidente, es decir, generalmente, por el diámetro de la abertura del diafragma.

f=distancia focal/diámetro del diafragma

En la práctica:

En un objetivo de 50mm, si la apertura máxima es de 1.2, tenemos 1.2=50/d, por lo cual el diámetro del diafragma a la máxima apertura es d=50/1.2=41.67mm

Si la apertura máxima fuese de 1.8, el diámetro del diafragma a su máxima apertura sería de 50/1.8=27.78mm

Inciso: nótese que uso indiferentemente los términos "abertura" y "apertura". Es algo habitual, y de hecho, la RAE los reconoce como sinónimos en esta acepción. A mí me suena "más correcto" apertura, pero hay amplios debates al respecto. La gente se aburre mucho.

Debemos tener en cuenta que si cerramos el diafragma (el diámetro es menor), entrará menos luz, y dada la forma en que se calcula, el número f será mayor (ver ejemplo anterior). Es decir: a menor número f, mayor cantidad de luz puede entrar por el objetivo. En contra de lo que podría dictarnos la intuición.

La serie de valores f/

Volvamos a la definición: con esa fórmula, el rango de aperturas posibles es prácticamente infinito, por lo que los fabricantes de ópticas decidieron ponerse de acuerdo y "estandarizar" una serie de aperturas, independientemente de las marcas y tipos de objetivos, que sirviese para manejarlas de forma más cómoda. Esta serie de aperturas normalizadas comienza en f/1, y cada valor deja pasar la mitad de luz del anterior, y el doble que el siguiente. Los valores más habituales son:

1.4 2 2.8 4 5.6 8 11 16 22

(si hay algún matemático en la sala, verá que se trata de una serie geométrica con razón raíz de dos, con algo de redondeo)

Entre una apertura y otra se dice que hay "un punto" de diafragma.

La mayoría de objetivos y cámaras modernos permiten seleccionar valores intermedios, como 1.8 o 3.5. En esos casos se habla de "medio" punto, o más habitualmente, de "un tercio" de punto, lo que permite ajustar aún más la exposición... pero eso ya se sale del tema de esta entrada.

Pero todo esto, ¿para qué sirve?

Esta íntima relación entre la distancia focal y el número f no es una simple fórmula o una definición teórica para pasar el rato, sus implicaciones en el diseño de objetivos son fundamentales:

- para objetivos de una distancia focal dada, un f mayor implica un mayor diámetro de la apertura máxima. Esto se traduce en lentes de mayor diámetro = objetivos de mayor tamaño y peso. Y también, ópticas más caras. Una simple diferencia de un punto de luminosidad en objetivos de características y calidades similares supone varios cientos o incluso miles de euros de diferencia.

- a mayor distancia focal, el número f es menor para el mismo diámetro (en mm) de la apertura. A efectos prácticos, la apertura máxima disponible disminuye notablemente (a no ser que dispongamos de lentes excepcionalmente voluminosas). Por ello, la luminosidad de los objetivos tiene a disminuir con distancias focales grandes, y si para un 50mm un 1.8 es aceptable, para un 400mm un f4 es bastante luminoso.

Ojo: hay objetivos y objetivos. Es posible encontrar, por ejemplo, objetivos de 100mm con mayor abertura que algún 70mm, pero desde luego, no es lo normal, y se nota en el precio.

Un ejemplo práctico: el Nikkor 200 mm f2.0 AF-S VR, un 200 mm con una apertura de 2, notable para su distancia focal. Pesa casi tres kilos, mide 12.4 x 20.3 cm, y cuesta unos 4.500 euros. Su "primo pobre", el veterano AF-Nikkor 200mm f4 D ED-IF, aunque mide también unos 20 centímetros de largo, tiene 7 de ancho, "sólo" pesa 1.2 kilos, y "apenas" cuesta 1.500 euros. Aún teniendo en cuenta que el primero dispone de estabilizador de imagen, un mejor motor de enfoque y un diseño más moderno, la idea queda bastante clara...

¿Y los zooms?

Y si la apertura máxima se define en función de la longitud focal, ¿que pasa con los objetivos de longitud focal variable (zooms)?

Pues en la mayoría de los casos, lo que sería de esperar: la apertura máxima varía con la longitud focal. Por eso, no es extraño ver en un zoom una denominación tal que 18-70mm f/3.5-4.5 Lo que nos dicen estos numeritos es que se trata de un zoom con una distancia focal de entre 18 y 70mm, con una apertura máxima de 3.5 a los 18mm, y de 4.5 a los 70mm. Como era de esperar, la apertura máxima a la máxima distancia focal es siempre menor que a la mínima distancia focal (disculpen el trabalenguas).

Sin embargo, tampoco es extraño ver algo como 17-55mm f/2.8, en el que un objetivo de distancia focal variable consigue mantener una apertura máxima fija, gracias a las técnicas usadas en su construcción.

También es interesante comentar que los objetivos de focal fija suelen tener mejores aperturas (números f más bajos) que los zoom equivalentes. Nada extraño, dado que su construcción está optimizada para esa longitud focal.

Entonces, cuanto más bajo el numerito, mejor, ¿no?

Pues no. Como en casi todo, lo "mejor" es lo que más se adapta a nuestros gustos y necesidades.

A la hora de elegir un objetivo viendo su luminosidad, hemos de evaluar si realmente necesitamos un número f muy bajo. Por lo general, a no ser que por circunstancias especiales necesitemos obtener fotos con muy poca luz, sin posibilidad de usar flash ni trípode, la elección adecuada suele ser un objetivo con una luminosidad media. Un 50mm con un número f de 1.8 es perfectamente aceptable. Un 1.4 es interesante, pero un 1.2 sólo debería considerarse en aplicaciones profesionales que realmente lo requieran, no sólo por el precio desorbitado que puede llegar a alcanzar, sino también porque estas aperturas extremas suelen repercutir negativamente en otros parámetros de calidad de la lente, como la nitidez de la imagen obtenida. En el caso de los teleobjetivos, cargar con un objetivo de 7 kilos (de peso) por ganar dos puntos de apertura es algo a valorar. Para un fotonaturalista que toma imágenes desde un hide al amanecer o atardecer, o un fotoperiodista deportivo obligado a usar velocidades altas, puede ser imprescindible; pero para de ir de excursión o de safari fotográfico, seguramente sea más un estorbo que una ayuda.

Para liarlo un poco...

El concepto queda más o menos claro: el número f es la distancia focal dividida por el diámetro de la apertura.

La guinda, sólo como curiosidad: el diámetro de la apertura no siempre se corresponde con el diámetro "físico" de la apertura del diafragma. En ocasiones, la disposición y diseño de las lentes de un objetivo varían el diámetro efectivo del haz de luz.

Pero esto no afecta ni al significado del número f ni a su utilidad, así que si él párrafo anterior suena muy confuso, bórrelo de su memoria.

Hay otras historias, pero deben ser contadas en otra ocasión...

Ahora que tienen una idea de distancias focales y números f, un detalle importante: los extremos son perjudiciales. En un objetivo dado, si no es importante para la composición de la imagen, normalmente los valores intermedios de f (entre 5.6 y 11) ofrecen mayor nitidez que el valor máximo o el mínimo (no confundir nitidez con profundidad de campo: la mayor profundidad de campo se obtiene siempre con la menor apertura). De igual manera, en los zooms, las aberraciones del objetivo (cromáticas, de barril...) se concentran en sus valores máximo y mínimo de distancia focal. Si el objetivo es bueno, normalmente las diferencias serán imperceptibles. Pero no está de más tenerlo en cuenta.

Por otro lado, el número f es uno de los valores más importantes cuando hablamos de fotografía: junto a la velocidad, es uno de los dos factores que determinan la exposición de una fotografía. Y es el valor del que depende directamente la profundidad de campo.

Volveremos sobre él algún día...

Para saber más

Excelente artículo sobre el número f en la Wikipedia [en]
Para los aficionados a los números, una explicación numérica más a fondo (pero aún así, entendible) [en]

Una de las cosas más interesantes de la fotografía es que todas las imágenes, incluso las más banales, tienen un valor, y este aumenta con el simple paso del tiempo. Paisajes insustanciales o momentos cotidianos como una descamisada o la construcción de una carretera a mediados del siglo XX o anteriores son hoy documentos etnográficos de gran valor, que nos dan muchísima información de interés sobre la época.

En esta era de cámaras digitales por doquier, los millones de fotos que se toman de las salidas con los amigos, la nueva casa o la mesa de la oficina, constituyen un corpus que serán de gran interés dentro de algunos cientos de años (si la raza humana sobrevive, que esa es una, y si los medios de lectura siguen siendo compatibles, que esa es otra). ¿Se imaginan que los fenicios o los babilonios hubiesen tenido un Flickr?

Bueno, esta ida de olla viene a cuento de que acabo de leer en el blog de Flickr que Yahoo! está preparando una "capsula del tiempo" virtual, una web en la que, hasta el 8 de noviembre, se recogen las aportaciones de quien quiera unirse, bien sea mediante fotografías, texto, audio o vídeo; y con unos temas ya determinados: amor, enojo, diversión, nostalgia, fe, belleza, pasado, presente, esperanza, y tú.

El 8 de noviembre, una copia de todo lo recibido será entregada al Smithsonian Folkways Recordings, donde quedará para la posteridad. En concreto hasta 2020, donde volverá a ser abierta por el 25 aniversario de Yahoo!

Aunque la web está mayormente en Flash, es bastante navegable, y permite enlaces directos a secciones como Highlights (donde destacan algunos de los contenidos), las estadísticas del proyecto (8348 contribuciones en el momento de escribir esto, de las que más de 6800 son imágenes) o a un blog sobre la idea.

Una diapositiva del mundo en 2006 a base de imágenes, sonidos, vídeos y textos. Me encanta.

Portada revista Life Otra de niños y fotos, aunque esta vez al otro lado de la cámara. U otra de fotografía e inmigrantes, como prefieran. Vía BajoCoste.com descubro un fascinante proyecto del fotógrafo neoyorkino Danny Goldfield: fotografiar a un niño de cada uno de los 192 países del mundo, que esté viviendo en Nueva York.

Esta iniciativa le ha valido nada menos que una portada en LIFE, que ocupa el retrato de Basim, un niño iraquí que vive en Brooklyn. La famosa revista publica 11 de los 123 retratos que ya ha realizado, y en la web del proyecto, NYChildren.org, Goldfield ofrece una selección más amplia, así como información del proyecto, la lista de países que le faltan, e información sobre la idea y cómo ayudar a completarla.

Mola.

El pasado día 5 se concedieron en Harvard los Premios Ig Nobel 2006. Para quien no los conozca, son premios que se conceden a investigaciones y descubrimientos "que no pueden, o no deberían, ser reproducidas", y la lista anual de ganadores no tiene desperdicio.

Este año el premio de matemáticas está relacionado directamente con la fotografía, ya que se ha concedido a un estudio sobre cuál es número mínimo de fotografías que hay que tomar de un grupo para que (casi) nadie salga con los ojos cerrados.

Siendo x el número esperado de parpadeos, y t el tiempo en el que la foto puede salir estropeada, la posibilidad de que una persona no parpadee mientras se toma la foto es 1-xt. Para dos personas, (1-xt)(1-xt). Y así sucesivamente, por lo que el número de fotos a tomar viene a ser 1/(1-xt)n.

Como regla de andar por casa, el autor recomienda lo siguiente para grupos de menos de 20 personas: si hay buena luz, divida el número entre 3, si la luz no es ideal divida entre 2. Es decir, si tiene un grupo de 15 personas con buena luz, deberá tomar 5 fotos para asegurarse al 99% de que ninguna de ellas aparece con los ojos cerrados.

Sólo estas tú y tu cámara. Los límites en tu fotografía están en tí mismo, ya que lo que vemos es lo que somos.

Ernst Hass

Mmmm, en inglés suena mejor:

There is only you and your camera. The limitations in your photography are in yourself, for what we see is what we are.

Ernst Hass

Comentarios recientes

  • kite fun tarifa: De hecho muchas fotos lo consiguen... más
  • SobreRojo: Yo me compré la cámara en Saturn hace unos meses. más
  • Patri Díez: Por favor... FRANCESCA WOODMAN, su fotografía es ABSOLUTA. Una descarnada más
  • Fotografía Esencial: Es una lástima que estas cosas sucedan, es un objetivo más
  • Juan Perera: Gracias, Ernesto, ahora tengo argumentos para explicarle a mi mujer más
  • jaume: me parece una gran idea!! más
  • Ernesto: Muchas gracias por la información, Carmen Ana, creo que su más
  • Carmen Ana: Hola, Casualmente yo he ido a Hiroshi hoy y he más
  • playandframe: Es evidente que las cámaras caras tienen sus ventajas, estas más
  • tomoenoe: También noté la diferencia es que no necesitas utilizar programas más