Archivos Enero 2008

No hay reglas para hacer buenas fotografías. Sólo hay buenas fotografías.

Ansel Adams

Un día antes de la PMA, y un día después de la filtración que hubo en los foros de dpreview, Nikon ha presentado hoy su nueva SLR de gama baja, la D60, que viene a sustituir a la D40x. Lo interesante de la presentación es que viene acompañado por tres nuevos objetivos, un 16-85 mm f3.5-5.6 VR II, más bien sencillito aunque con estabilizador mejorado, y dos bastante más decentes y especializados: una actualización de su macro de 60mm, el AF-S Micro Nikkor 60mm f/2.8G ED, y un descentrable, el PC-E Nikkor 24mm f/3.5D ED, especialmente diseñado para la D3. 550 y 1650 eurillos, respectivamente.

Habrá que esperar a las comparativas entre este nuevo Micro y el 105mm f/2.8G ED, que es al que le tenía echado el ojo ;)

Y para que no digan que tiro mucho para Nikon, Canon también ha sacado una nueva SLR de gama baja, la EOS 450D, y aparte, también ha salido la Pentax K20D, y unas cuantas más, pero en plena PMA no esperen que me ponga a detallar novedades en cámaras. Para eso ya tienen Que sabes de, Xataka o Backfocus ;)

127 carretes en tres cajas, que desde 1940 hasta su muerte guardaba el general mexicano Francisco Javier Aguilar González, por aquel entonces diplomático en Francia, y que pasaron después a sus herederos. Más de 3.000 fotografías, algunas de ellas de Gerda Taro, la fotógrafa compañera de Capa que murió en la contienda, y de Chim, otro de los fundadores de Magnum. Las cajas fueron descubiertas a finales de los 90, pero no han salido a la luz pública hasta ahora, cuando después de largas negociaciones los negativos han llegado al International Center of Photography, fundado por el hermano de Capa.

La noticia fotográfica del día la ví en El Mundo, previo aviso del Avatareño Mayor (gracias), se dió a aconocer ayer en The New York Times y está corriendo como la pólvora en prensa, blogs, e incluso ya se ha actualizado la entrada de Robert Capa en la Wikipedia.

Este "maletín mexicano"; sin duda dará mucho que hablar, para abrir boca, recomiendo consultar el extenso artículo del NYT [en] (que se encuentra resumido en español en Microsiervos).

En la Kalipedia, artículo sobre Chiki Weisz, el hombre que sacó los negativos de París.

En los viejos tiempos de la fotografía química, a la hora de ajustar la exposición uno se preocupaba básicamente de dos factores: velocidad y abertura. El tercer factor que determina la cantidad de luz que hace falta para realizar una foto, la sensibilidad de la película (que no del fotógrafo, que también daría para escribir mucho), tan sólo era tenido en cuenta en ocasiones muy concretas, y casi siempre por profesionales. El que no se pudiera cambiar un carrete a medias, el alto precio de los carretes de sensibilidades altas, así como el apreciable grano que aparecía en las imágenes, limitaba mucho las oportunidades de poder tirar a algo más de 100 ASA.

Con la llegada de las cámaras digitales, y especialmente los últimos modelos, que han mejorado muchísimo sus sensores y algoritmos internos de tratamiento de imagen, se ha convertido en algo de lo más normal el cambiar la sensibilidad de una foto a otra, o incluso dejar que sea la cámara la que elija la sensibilidad con que se dispara en cada momento, y hoy día es algo tan natural como ajustar la velocidad, e incluso se tiene más en cuenta que ajustar la apertura.

¿Pero que es eso de la sensibilidad?

El concepto se remonta a los mismos orígenes de la fotografía: una foto no es más que una imagen que queda fijada en un soporte tras recibir este soporte una determinada cantidad de luz. La cantidad de luz que necesita el soporte para impresionar la imagen correctamente está determinada por lo sensible a la luz que sea ese soporte.

En los viejos tiempos, esta sensibilidad venía dada por la composición química de la película. En los nuevos tiempos, viene determinada por el sensor. En ambos tiempos, uno de los factores más importantes es el tamaño: antes, el tamaño de las moléculas de sales de plata que forman el material sensible de la película (a mayor tamaño, más sensible era la película); ahora, el tamaño de cada uno de los "píxels" del sensor (a mayor tamaño, se consigue más sensibilidad). En ambos casos, el truco es que a mayor tamaño, inciden más rayos de luz sobre cada elemento sensible (molécula o píxel), por lo que hace falta "menos luz" para obtener una imagen correcta (esto ha sido una simplificación bastante burda, ya que en realidad el asunto tiene algunas sutilezas más, pero estamos hablando de conceptos básicos, así que espero que espero que los entendidos, y en particular BioMaxi, me perdonen).

Como todo en esta vida, hay que pagar un precio por ello: el grano en película y el ruido en digital. Centrándonos en las cámaras digitales: el sensor de la cámara está compuesto por varios millones de células (los famosos megapíxels). Al recibir luz, cada uno de estos sensores produce una pequeña corriente eléctrica, que luego es interpretada por el software de la cámara para construir la imagen final. Al variar la sensibilidad de la cámara desde la opción correspondiente, no se está variando la sensibilidad "física" del sensor, que es fija, sino que se le indica que la señal que llega desde cada sensor debe ser amplificada, con lo que podemos captar la imagen aunque haya menos luz de la deseable. Lo malo del invento es que la señal que envía cada píxel no es "pura", está contaminada por una pequeñísima cantidad de ruido eléctrico producido por la temperatura del sensor, la proximidad de otros píxels, y otros factores. Normalmente este ruido es despreciable en una imagen tomada a la sensibilidad base de la cámara (que suele ser 100 ISO), pero si se amplifica la señal del píxel, también se amplifica este ruido. A mayor amplificación, la señal que proviene de la luz será proporcionalmente menor que la producida por el ruido, y empezarán a aparecer elementos extraños en la imagen (píxels más brillantes u oscuros de lo que les corresponde, colores falsos, imágenes menos nítidas...). En breve: a mayor sensibilidad, menos calidad de imagen.

El punto en que el ruido se hace perceptible en una imagen depende de muchos factores, algunos relacionados con la imagen que estamos tomando (las zonas oscuras suelen presentar más ruido, los cambios sutiles de color se difuminan...), pero sobre todo relacionados con la cámara, principalmente el tamaño y construcción del sensor, la calidad del conversor analógico/digital (el elemento que se encarga de convertir las corrientes eléctricas recibidas del sensor en información que entienda el ordenador de la cámara), y la parte del software de la cámara que se encarga de reducir el ruido. A 800 o 1000 ISO el ruido de una compacta, una SLR básica y una SLR profesional presentan diferencias más que notables (por lo general, en relación directa con su precio).

Un detalle importante a tener en cuenta es que en las cámaras digitales, el nivel de ruido (a cualquier sensibilidad) aumenta con el tiempo de exposición, por lo que hay que ser especialmente cuidadoso en exposiciones de varios segundos.

¿Y eso de los ISO/ASA?

El estandard ISO 5800 define una escala que mide la sensibilidad de una película (para cámaras digitales el estandard está definido en la ISO 12232). Los detalles técnicos de la especificación escapan al entendimiento del común de los mortales (servidor incluido), por lo que basta con saber que una película de ISO 100 necesitará el doble de luz que una película de ISO 200 para conseguir la misma exposición, y una película ISO 400 necesitará la mitad de luz que una de 200.

A efectos prácticos, una duplicación de la sensibilidad equivale a un punto menos de exposición. Así, una imagen tomada con una velocidad de 1/125, apertura 4 e ISO 100, tiene la misma exposición que una tomada a 1/250, f4, ISO 200 (o una tomada a 1/125, f8, ISO 200).

Esta escala es en realidad doble, una linear (que se corresponde a la antigua ASA, de la American Standards Association), que se duplica en cada paso (100-200-400-800...), y una logarítmica (que se corresponde con el antiguo estandard alemán DIN), en la cual un incremento de tres se corresponde con un punto de exposición (21 DIN equivale a 100 ASA, 24 DIN a 200 ASA). Aunque la forma completa de expresar la sensibilidad ISO es combinando estas dos cifras (100/21º, 200/24º...), habitualmente suele omitirse la segunda.

Los rangos habitualmente presentes en las cámaras digitales oscilan entre los 100 y los 1600 ISO, con algunas llegando hasta los 3200, 6400 en las profesionales, y la tremendidad de 25600 en la Nikon D3. Por lo general (depende muchísimo del modelo), hasta las compactas más baratas puden hacer fotos sin ruido a ISO 200, las mejores compactas pueden llegar a 400 o 640 sin ruido demasiado perceptible, y las SLR de rango medio pueden producir imágenes más que aceptables hasta ISO 800 o 1000.

Para saber más

Escalas de sensibilidad, en la Wikipedia lo mismo, en la wikipedia en inglés, algo más completito [en]

No suelo comentar cosas tipo agenda, especialmente cuando son tan locales, pero aparte de las exposiciones tenemos tan poquitas actividades relacionadas con la fotografía por aquí, que espero me disculpen:

- Reiventando la fotografía, conferencia de José Ma. Mellado en la Fundación Canaria Mapfre Guanarteme de Arucas (calle León y Castillo, 6), el viernes 25 de enero a las 19:30.

- en el mismo lugar, el mismo Mellado impartirá un taller titulado Fotografía Digital de alta calidad, del lunes 28 al viernes 1 de febrero, de 17:00 a 20:45 horas. 70 eurillos.

- esa misma semana se celeba en Gran Canaria Espacio Digital (Las Palmas GC, enfrente del Parque de Don Benito, Schamann), el Encuentro de Fotografía Digital de la Macaronesia, con un taller de Gabriel Brau titulado El tratamiento en blanco y negro del archivo digital. También hay conferencias todos los días a las 20:30, de las que me parece especialmente interesante Mirar y ver. Cómo leer una foto, de Manuel López, director de la revista FOTO.

Sí, lo sé, les tengo abandonados, amigos/as lectores/as. Lo siento mucho, y les aseguro que si hiciera propósitos de año nuevo, uno de ellos sería procurar mantener este blog un poco más fresco. Pero como me conozco, evitaré crear expectativas que no sé si colmaré. Sepan, eso sí, que me crea un gran cargo de conciencia, si al menos eso les consuela.

Un batiburrillo de noticias sobre las que tenía pendiente escribir, y que uno telegráficamente en una entrada para no dejarlo para más adelante:

- en estas fechas se celebra la CES (la feria de la Consumer Electronics Association) en Las Vegas, posiblemente la feria de electrónica de consumo más importante del mundo, y desde hace unos años, un escaparate en el que mostrar algunas novedades fotográficas. No se esperan grandes sorpresas porque este año tocan las dos ferias gordas del sector, la PMA (también en Las Vegas, a final de mes) y Photokina (en septiembre en Colonia), pero alguna cosilla interesante habrá. Pueden seguir la feria en webs como DPReview o Xataka Foto, por ejemplo. De lo que se comenta por ahí, lo que más me ha llamado la atención son las nuevas tarjetas de memoria de Pretec, que llegan ¡¡hasta los 48 Gb!!, con una velocidad de 50 Mb/s. No es que yo sea un fan de tarjetas tan grandes (me aterra pensar en perder o que se estropee algo que contiene 48 Gb de fotos), pero que una tarjetita CompactFlash tenga más capacidad que el disco duro de mi PC me hace pensar que ya va siendo hora de actualizar un poco mi equipo. E igual no están mal para copias de seguridad que se puedan llevar en el bolsillo.

- rumores, rumores: se esperan nuevas réflex Canon y Nikon en breve, posiblemente una de gama baja o media (o ambas) de Canon para este mismo mes de enero, y algo se oye sobre una posible D3x de Nikon para febrero-marzo. Pero ya saben, son rumores, son rumores.... También vuelven los rumores sobre la superNikon, una réflex con respaldo intercambiable y a la que algunos ya le están poniendo incluso un sensor Foveon, pero esos rumores son mucho menos fiables. La que no es un rumor es la Samsung GX-20, que han desvelado, se supone que por error, en una web noruega, y que no pinta nada mal. También se espera una nueva Alpha de Sony en los próximos días.

- en DSLR Magazine han publicado un exhaustivo análisis de la D3, que le pone a uno los dientes largos.... A ver si todo sale bien y puedo comprarme la D4 para cuando salga, allá para 2012 ;)

- tres mejoras interesantes en Flickr: una, la nueva versión de su programa para cargar fotos, mucho más potente y cómoda de usar que la anterior (con, al menos, dos ligeras pegas, al menos para mí: si en Windows usas el botón derecho para 'Enviar a Flickr' un fichero, no aparece el botón de 'subir fotos' en la aplicación; y si la foto es vertical, en el uploader la gira automáticamente, pero no aparece girada en Flickr). Dos, Flickr Places, que es lo que su propio nombre indica. Y tres, ¡estadísticas!, por si no fuera poca la productividad que perdíamos los obsesionados con los números: visitas (y comentarios y favoritos) al día de cada foto, o de nuestra colección en general, páginas desde las que llegan las visitas, etc, etc...

- por último, y si quieren ver buenas fotos, nada mejor que darse un paseo por las recopilaciones de enlaces a las "mejores del 2007" que han hecho en Backfocus, ampliada posteriormente en Xataka Foto.

Pues eso, hasta pronto. Espero.

Comentarios recientes

  • kite fun tarifa: De hecho muchas fotos lo consiguen... más
  • SobreRojo: Yo me compré la cámara en Saturn hace unos meses. más
  • Patri Díez: Por favor... FRANCESCA WOODMAN, su fotografía es ABSOLUTA. Una descarnada más
  • Fotografía Esencial: Es una lástima que estas cosas sucedan, es un objetivo más
  • Juan Perera: Gracias, Ernesto, ahora tengo argumentos para explicarle a mi mujer más
  • jaume: me parece una gran idea!! más
  • Ernesto: Muchas gracias por la información, Carmen Ana, creo que su más
  • Carmen Ana: Hola, Casualmente yo he ido a Hiroshi hoy y he más
  • playandframe: Es evidente que las cámaras caras tienen sus ventajas, estas más
  • tomoenoe: También noté la diferencia es que no necesitas utilizar programas más