Black Power Salute. México, 1968


FCF, siempre atenta a la más rabiosa actualidad, aprovecha ahora que se están celebrando las olimpiadas, con un cierto transfondo político por el tema de los derechos humanos, y la reciente concesión del Arthur Ashe Courage Award a dos de los protagonistas de esta imagen, para comentar la imagen más famosa de las Olimpiadas de 1968.
(¿eh? ¿que hace meses que acabaron los Juegos Olímpicos? ¿que ese premio se concedió a mediados de julio? Bueno, detallitos, detallitos…)


México, 1968. 16 de octubre (justo dos semanas después de la masacre de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, donde unos 300 estudiantes y obreros fueron asesinados por el ejército y la policía). Final de los 200 metros lisos. Oro y bronce para dos estadounidenses, Tommie Smith (estableció un récord mundial, con 19.83 segundos) y John Carlos. Plata para el australiano Peter Norman.
Los tres medallistas suben al podio llevando en su ropa insignias del Olympic Project for Human Rights, una organización antiracista que en un principio había pedido que los atletas afroamericanos boicoteasen los Juegos si no se cumplían una serie de peticiones relacionadas con los derechos civiles, y que luego dejó libertad a sus miembros para que protestasen como mejor considerasen. Los dos atletas esadounidenses subieron al podio descalzos y con calcetines negros, en un gesto que intentaba representar la pobreza racial en Estados Unidos. Un pañuelo negro en el cuello de Smith representaba el orgullo negro. Se entregan las medallas, suena el himno estadounidense, y los dos atletas negros cierran los ojos, bajan la cabeza y alzan sus puños enguantados (el derecho, Smith, el izquierdo, Carlos) representando el saludo del Black Power, un momento inmortalizado por las cámaras que se convertiría en la entrega de medallas más conocida de la historia.
En una entrevista realizada justo después de la carrera por la ABC, Smith afirmó que su puño derecho representaba el poder negro en Estados Unidos, mientras que el izquierdo de Carlos simbolizaba la unidad. Juntos, formaban un arco de unidad y poder. Siendo una interpretación bastante poética, parece que la razón de llevar un solo guante cada uno fue bastante más prosaica: se dice a Carlos se le olvidaron sus guantes en la villa olímpica, y fue Norman el que sugirió que llevasen un guante cada uno. Otras fuentes indican que Carlos se unió al gesto en el último momento, y sólo tenían un par de guantes, el de Smith, que compartió con él. Lo cierto es que ni los dos protagonistas están de acuerdo en sus versiones de a quien se le ocurrió la idea.

Los protagonistas

Esta reivindicación sociopolítica no quedó sin respuesta, y los tres atletas la sufrieron inmediatamente. Avery Brundage, presidente del COI por aquel entonces, exigió que los dos atletas negros fuesen expulsados del equipo estadounidense y de la villa olímpica. El Comité Olímpico de EEUU se negó, ante lo cual Avery amenzó con expulsar a todo el equipo estadounidense. Ante esto, los dos atletas fueron expulsados de la Villa. Como nota al margen, Avery Brundage fue presidente del Comité estadounidense en 1936, y se opuso a cualquier intento de boicott de las Olimpiadas de Berlín en la Alemania Nazi. Avery también se oponia a la participación femenina en las Olimpiadas, pero ya nos estamos saliendo del tema…
Los dos atletas estadounidenses sufrieron severas críticas en los medios por su gesto, e incluso recibieron amenazas de muerte. Tommie Smith siguió su carrera deportiva en EEUU alejado de las competiciones, jugó al fútbol americano con los Cincinnati Bengals durante tres años, y posteriormente se dedicó a la enseñanza deportiva y a entrenar atletas y equipos en diversas modalidades. Muchos de los chicos a los que entrenó durante años en el colegio de Santa Mónica nisiquiera sabían que su entrenador era el protagonista de la famosa foto.
John Carlos, uno de los fundadores del Olympic Project for Human Rights, siguió participando en competiciones de atletismo cosiguiendo varios títulos, y se dedicó una época al fútbol americano, pasando luego a trabajar durante cortos espacios de tiempo para Puma, el Comité Olímpico estadounidense, y diversos organismos públicos, y en los peores momentos, incluso como guardia de seguridad o limpiacoches. Su esposa se suicidó varios años después, al parecer, por la presión que sufría su familia.
La vida deportiva de Peter Norman sufrió un serio revés por su adhesión a la protesta, y a pesar de calificarse sobradamente en las pruebas previas, Australia no lo seleccionó para los Juegos de Munich 72. Nisiquiera fue invitado a los Juegos celebrados en Sydney en 2000. Para tratar de paliar su olvido, su propio nieto (actor, guionista, director y productor) realizó el documental Salute, en el que cuenta su historia.
Peter Norman falleció de un infarto en 2006, a los 64 años de edad. Smith y Carlos viajaron hasta Australia para su funeral. Su tiempo de 20.06 segundos obtenido en México sigue siendo el record nacional australiano de 200 metros.
Como curiosidad, en 2003 los estudiantes de la San Jose State University, donde habían estudiado los dos deportistas estadounidenses, organizaron una colecta para colocar en el campus una estatua representando la famosa imagen del podium. La estatua fue inaugurada en octubre de 2005 con la asistencia de los tres medallistas… aunque en el podio sólo estaban representados Smith y Carlos (algo con lo que Norman estuvo completamente de acuerdo, por lo visto).
¿Y el fotógrafo? Esa es una buena pregunta. Uno pensaría que, al tratarse de una final olímpica, habría una pléyade de fotógrafos cubriendo el evento, y que serían muchos los que inmortalizaran el histórico gesto. Pues no. Se vé que los 200 metros no suscitaban demasiado interés, porque las fotos que circulan tan sólo tienen dos firmas: AP (Associated Press, sin citar el fotógrafo), y John Dominis, fotógrafo de Life. Dominis estaba a apenas siete metros del podio y, en sus propias palabras, “esperaba una ceremonia normal. Apenas me dí cuenta de lo que pasaba mientras disparaba”. Tan desapercibido pasó el momento que Dominis nisiquiera está seguro de si la foto firmada por AP es suya. Dominis, que hoy tiene 88 años, cubrió entre otros muchos eventos un total de seis Olimpiadas, empezando por las australianas de 1956.

Para saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>